Skip to content
trabajo duro vs trabajo inteligente

Trabajo duro o trabajo inteligente, ¿Cuál defender y por qué?

Jose Miguel

Jose Miguel

Antes de conquistar el poder, debemos conquistar los medios, por eso fundé esta revista y no un movimiento estudiantil. Estas son mis cuentas de Twitter @JoseMiguel_PG y @JP7___
Compartir en facebook
Facebook
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en whatsapp
WhatsApp

No sé quién está conmigo en esto, pero veo a la izquierda tratando de pervertir todo lo que tiene que ver con la libertad, la individualidad y el capitalismo.


¿Prefieres audio? Escucha esta publicación aquí:


Tiempo estimado de lectura: 5 minutos

 

Incluso parece que la izquierda está profundizando su estrategia de destruir lo bueno desde adentro, a través de la guerra cultural que es prácticamente silente y asintomática.

¿Por qué se me ocurrió hablar de esto? En una conversación que tuve con la freedom fighter, María Amaré, salió el tema sobre las expresiones de «trabajo duro» y «trabajo inteligente» y en Twitter lo conté así:

Si lo vemos como un asunto «generacional», los Boomers, la Gen X y la primera generación de Millennials solemos hablar mucho de «trabajo duro», mientras que los Millennials más jóvenes y los Zoomers hablan de «trabajo inteligente».

Pero si lo vemos como un asunto ideológico, filosófico y hasta social, la expresión «trabajo duro» está estrictamente ligada a la libertad y al capitalismo, mientras que «trabajo inteligente» se comporta más como una invención del progresismo y la neo-lengua.

El argumento de quienes defienden la expresión «trabajo inteligente» se sostiene sobre la idea de que las generaciones anteriores se ganan la vida trabajando muchas horas y haciendo trabajos que los más jóvenes no quieren hacer, porque «internet y un teléfono pueden resolver todo».

Mientras tanto, quienes hablan de «trabajo duro» están más alineados con la idea de poner toda tu fuerza, energía, talento y tiempo para producir más de lo que tu mismo crees que puedes.

Hablando con mi amigo Esteban sobre este tema, él a favor de «trabajo inteligente» y yo de «trabajo duro», coincidimos en que hay una confusión en lo que se cree que es el trabajo duro y por eso las nuevas generaciones creen que «es trabajar demasiado, generando pocos resultados».

Mientras que «trabajo inteligente» le hace creer a muchos jóvenes que se trata de «hacer en dos horas lo que puedes hacer en cinco y luego disfrutar del tiempo libre haciendo nada», el «trabajo duro» es el compromiso de crear tanto valor como sea posible, a pesar de que sepamos y podamos hacerlo en menos tiempo.

Decidí conversar esto de la Neo-lengua con mi amigo Franklin y  estuvimos de acuerdo en que toda esta confusión se parece mucho a esa estrategia que le funciona muy bien a la izquierda en su guerra cultural para pervertir a las sociedades, dividirlas y conquistarlas.

Siempre se ha asociado a Estados Unidos con el capitalismo y la libertad y no es un secreto que son los estadounidenses los que no solo hablan más de trabajo duro, sino que lo practican y por eso han logrado ser la sociedad productiva que son, cosa que sus enemigos históricos quieren destruir.

Entonces, ¿Trabajo inteligente no tiene sentido? No es eso, es que de forma generalizada las nuevas generaciones están interpretando esa expresión como el «hacer muy poco o nada, esperando mucho» y así no se construyen sociedades productivas, ni -mucho menos- libres.

Conocer formas de hacer las cosas en menos tiempo, de mejor manera, con menos esfuerzo y más resultados, es algo que quien trabaja duro aprovecha para hacer más, no para sentarse a no hacer nada más y dejar que todo llegue de la nada.

Cierro con esto:

¿Qué opinas? ¡Comenta!

Los comentarios están limitados a 500 caracteres. Pueden abrir un hilo respondiendo sus comentarios, si necesitan más espacio.

Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments

Revista tu email una vez te suscribas

¿Te gustó este artículo? ¡Compártelo!

Compartir en facebook
Facebook
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en whatsapp
WhatsApp

Revista tu email una vez te suscribas