Skip to content
El dinero usado como medio de control politico

Cómo el gobierno usa el dinero para control social

Jose Jauregui

Jose Jauregui

Venezolano, estudiante de Economía, creyente del liberalismo, las ideas de libertad y la Economía Austriaca. Soy responsable de mis acciones e ideas.
Compartir en facebook
Facebook
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en whatsapp
WhatsApp

Tiempo estimado de lectura: 3 minutos

 

Si yo les preguntara ¿Somos más libres hoy en día que hace 30, 40 o 70 años atrás, qué me responderían? La respuesta más segura es que me dijeran que hoy somos mucho más libres. Pero que tal si les dijera que no, y que la razón por la cual no somos más libres es por algo tan básico y esencial que lo podemos apreciar con facilidad. 

Si les dijera que hoy no somos más libres por algo tan sencillo como el dinero, ¿Me creerían? Seguramente muchos no, otros dudarían, pero la verdad es que algo tan sencillo ha permitido a los gobiernos controlar  nuestra libertad de una forma tan sutil y “democrática” que ha pasado desapercibida por millones de personas. 

Así como en la antigüedad, donde los dioses decidían el destino de los individuos y los “Chamenes” tenían el poder de comunicarse con los dioses y tenían el conocimiento de qué era bueno o malo para todos, hoy los gobiernos tienen ese mismo poder mediante el control del dinero. 

Desde la creación de los Bancos Centrales, los acuerdos Bretton Woods y la desaparición del patrón oro, no ha existido método de control más sutil y efectivo que la manipulación y control de las sociedades a través del dinero. Mediante el dinero fácil han hecho creer a las personas que tienen mayor libertad, mayor riqueza, han logrado mantener la hegemonía del dinero fiat basado en la “confianza”.

Confianza en un ente llamado Estado, el cual es controlado y manejado por una minoría de personas llamadas gobernantes, de los que sabemos muy poco pero muchas cosas malas y aún así, confiamos en ellos ¿Por qué saben lo que es bueno para todos? ¿Dejaría sus ahorros, y su dinero en manos de un desconocido? Seguramente no, pero eso hemos hecho con los gobernantes desde hace mucho tiempo.  

Los Bancos Centrales han tenido una función esencial en este proceso de control y reducir la libertad de las personas. Han sido los Bancos Centrales, el mecanismo por el cual, el Estado no ha dejado de crecer, interviniendo cada día más en nuestras vidas. Por otro lado, han permitido el dinero “barato” mediante la manipulación de las tasas de interés y la impresora de dinero, dando esa falsa sensación de riqueza que permite por tanto al individuo poder valerse por sí mismo, satisfacer sus necesidades y salir de situaciones insatisfactorias. 

Pero, así como los gobernantes benevolentes dan dinero barato, también causan crisis económicas, guerras e inflación, trayendo con ello miedo, incertidumbre y caos. ¿En que beneficia esto a los gobernantes? La respuesta es sencilla, la necesidad de dependencia del Estado. Las circunstancias de miedo, incertidumbre y caos llevan a las personas a sus instintos, aquellos donde el ser humano vivía en sociedades tribales y ante tempestades o fenómenos desconocidos buscaban en el mencionado “chamán” para obtener seguridad y protección. 

Es así como mediante el control del dinero se crean condiciones para sentirnos seguros. Luego, cuando llega el inevitable momento insostenible de los efectos benevolentes, los gobernantes salen a la defensa y protección bajo una serie de medidas, leyes y regulaciones, donde muchos caen en el error de pensar que el gobierno nos protege con la mayor buena intención, pero sin darnos cuenta lo único que hacemos es ceder nuestras libertades. 

Es así como en cada crisis económica, guerra o situación de incertidumbre y miedo, los gobiernos implementan medidas que nos quitan libertades, y les permiten tener mayor control sobre cada ciudadano. 

Los gobiernos saben hoy cuánto gana cada individuo, en que lo gasta, si paga o no paga impuestos, su restaurante favorito, sus pasatiempos. Esto le da un poder enorme sobre cómo poder influir en las decisiones y gustos, además es un mecanismo para perseguir y castigar al que trate de burlar al gobierno y no cumplir con sus “responsabilidades” mediante el pago de impuestos. 

¿Somos más libres hoy que hace 50 años? No lo creo. Mientras sigamos atados al dinero fiat, a los bancos centrales, y a la confianza de los Estados como “valor del dinero”, seguiremos dependiendo cada día más de los gobernantes y estos tendrán cada vez más el control de nuestras vidas, dándonos la falsa ilusión de ser libres. 

¿Qué opinas? ¡Comenta!

Los comentarios están limitados a 500 caracteres. Pueden abrir un hilo respondiendo sus comentarios, si necesitan más espacio.

Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments

Revista tu email una vez te suscribas

¿Te gustó este artículo? ¡Compártelo!

Compartir en facebook
Facebook
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en whatsapp
WhatsApp

Revista tu email una vez te suscribas